Costa Rica tiene una de las legislaciones más avanzadas sobre delitos informáticos en Iberoamérica, pero esto no es el único componente que requiere un país para enfrentar los embates de la ciberdelincuencia.

La semana pasada tuve el honor de participar como expositor en el “I Taller regional de lucha contra el Ciberdelito” dirigido a policías y fiscales de la República de Argentina, donde tuve la oportunidad de explicar el marco jurídico costarricense sobre delitos informáticos, el cómo debe ser mejorado y sobre la investigación de delitos informáticos en redes sociales.

Es claro que nuestro país está muy adelante en cuanto a tipos penales informáticos, sin embargo, en el ámbito procesal tenemos muchas falencias, donde España y Argentina, con enfoques distintos nos llevan la ventaja en darle herramientas a sus autoridades para poder combatir la ciberdelincuencia.

¿Qué tan preparada está Costa Rica para enfrentar la ciberdelincuencia?

Las últimas reformas al Código Penal costarricense sobre Delitos Informáticos  se realizaron en el año 2012 y 2013;  se tuvo un enfoque visionario, por lo que en términos prácticos podríamos decir que nos encontramos preparados para sancionar las acciones delictivas más comunes de la ciberdelincuencia organizada,  sin embargo todavía hay abusos informáticos que no se encuentran en nuestro Código Penal.

Estas son las principales falencias que tenemos en la lucha contra la ciberdelincuencia:

  • Falta de protocolos de acción en el Ministerio Público para la investigación de delitos informáticos: esta clase de delitos requiere una mayor rapidez y agilidad  en la investigación, tanto por la volatilidad de la evidencia digital, como para reducir el impacto del hecho delictivo sobre la víctima.
  • Poca capacitación en la materia, de Investigadores, fiscales y personal que recibe denuncias de la ciudadanía: A manera de ejemplo, algunas personas desean denunciar un delito informático y quien les recibe la denuncia, por desconocimiento, les indica que eso no es delito en Costa Rica, cuando sí lo es.
  • Falta de presupuesto para fortalecer la Sección de Delitos Informáticos del OIJ: esta sección del OIJ, se encuentra encargada de hacer diligencias relacionas con evidencia digital tanto para delitos informáticos como para delitos tradicionales, pero requiere un plan de expansión, porque la evidencia digital seguirá creciendo y esta sección deberá contar con el presupuesto para enfrentar el crecimiento en las exigencias que les tocará enfrentar.
  • Falta de una Fiscalía especializada en la investigación de delitos Informáticos: el primer paso deben ser los protocolos de acción y luego después de una capacitación intensiva se debe crear una fiscalía especializada.
  • Falta de una estrategia de lucha contra la Ciberdelincuencia: Debemos contar con una estrategia desde el ámbito penal para luchar contra la ciberdelincuencia.

El próximo 26, 27 y 28 de noviembre se estará celebrando en el Colegio de Abogados el III Simposio Internacional sobre Ciberdelincuencia, que contará con expertos internacionales y locales.

Este evento es organizado por la Comisión de Derecho Informático de nuestro colegio, tendrá un costo de 10 mil colones por los tres días y en las mañanas serán exclusivas para capacitar investigadores y fiscales.

Al mismo tiempo, el día 28 de noviembre, junto con el procurador de Derecho Informático, Francisco Salas, estaremos presentando una nueva propuesta de reforma al Código Penal sobre Delitos Informáticos.

Pronto se dará más información para el sitio para suscribirse y el programa.

Lic. Adalid Medrano

Abogado especialista en Derecho Informático. Co-redactor de las recientes reformas al Código Penal costarricense sobre delitos informáticos (9048 y 9035)