range-rover- oficialSi usted tiene cuenta en Facebook muy posiblemente se encontró a algunos de sus amigos inocentemente compartiendo una publicación con el fin de ganarse una lujosa Range Rover. La cuenta que organizaba el concurso no era oficial, por tanto el concurso era un fraude.

En internet, regularmente nos encontramos delincuentes buscando engañar a las personas con distintos fines, desde obtener información confidencial  hasta aumentar sus seguidores en sus cuentas, para después obtener beneficios patrimoniales.

El fraude fue tan exitoso que generó impacto y alerta en todo Latinoamérica, donde representantes de Range Rover en distintos países salieron a desmentir que existiese un concurso organizado por ellos.

Suplantación de identidad.

Este fraude del cual desconocemos su origen, pero que sin duda tuvo impacto en Costa Rica, es una clásica suplantación de identidad de una marca comercial.

En nuestro país desde el año 2012 la Suplantación de Identidad por medios electrónicos es un delito y protege las marcas comerciales desde el año 2013.

“Artículo 230.-Suplantación de identidad.

Será sancionado con pena de prisión de uno a tres años quien suplante la identidad de una persona física, jurídica o de una marca comercial en cualquiera red social, sitio de Internet, medio electrónico o tecnológico de información”

Este delito se ha convertido en el tercer delito informático más denunciado. En el año 2014 fueron denunciados 15 delitos de suplantación de identidad y hasta el 20 de mayo del presente año se habían denunciado 9. Esto es bastante preocupante, ya que la cifra negra en los delitos informáticos suele ser mayor que en los delitos tradicionales.

Casos atendidos por la Unidad de Delitos Informáticos en Costa Rica.
Casos atendidos por la Sección de Delitos Informáticos en Costa Rica.
Los tipos penales marcados en gris corresponden a los delitos informáticos y no corresponden al original.
Fuente: OIJ, Sección de delitos Informáticos.

La suplantación de identidad puede cometerse en redes sociales o por cualquier medio electrónico. Los ciberdelincuentes a través de las redes sociales buscan distintos objetivos, siendo estos los principales:

  1. Lesionar el honor ajeno. ( CyberBullying -Acoso cibernético-)
  2. Aprovecharse de la reputación ajena para la comisión de estafas tradicionales o el aumento de seguidores, como el caso en concreto.
  3.  Con el fin de obtener información confidencial –ingeniería social– o datos personales aptos para la comisión de otros delitos (como la violación de comunicaciones electrónicas/ violación de datos personales).

Lic. Adalid Medrano

Abogado especialista en Derecho Informático. Co-redactor de las recientes reformas al Código Penal costarricense sobre delitos informáticos (9048 y 9035)