Protección de datos personales para menores

En la actualidad los menores de edad se encuentran bajo diferentes amenazas, de las cuales no tienen la menor idea y que son potenciadas por la ignorancia de quien ejerce la autoridad parental.

El padre de familia debe dar un acompañamiento permanente al menor en la utilización de medios digitales, debe conversar con el menor sobre los riesgos de la tecnología, con el fin de que conforme vaya creciendo se le vayan concediendo mayor libertad y así irle preparando para la edad adulta.

Las principales conductas que ponen en riesgo los datos personales de los menores son las siguientes:

  • Aplicaciones de mensajería de comunicaciones efímeras
  • Juegos que permitan comunicaciones con desconocidos.
  • Utilización de redes sociales, sin supervisión.
  • Publicación de datos personales de los menores por parte de los padres, dirigidas a un público amplio.
  • Publicación de datos personales de los menores en las cuentas de redes sociales en los centros de estudio de los menores.

Aplicaciones de mensajería de comunicaciones efímeras

Las aplicaciones de mensajería que cuentan con la posibilidad de borrado automático, después de un tiempo determinado, son de gran utilidad para adultos que buscan proteger su privacidad.

Sin embargo, los adolescentes las pueden utilizar para esquivar el control parental, lo que se vuelve en un riesgo importante, al poder ser utilizado para conductas de riesgo.

Si el menor es víctima de ciberbullying o child grooming por aplicaciones como Snapchat, es poco lo que puede hacer el padre para detectarlo a tiempo**, debido a la rapidez con que se borran las comunicaciones. En Snapchat los chats se borran después de que las partes lo ven, o un máximo de 24 horas después de que estos son vistos, si así se ha configurado para contactos específicos.

**Salvo opciones más invasivas y de pago que tienen otros riesgos.

Juegos que permitan comunicaciones con desconocidos.

Los pedófilos suelen buscar los espacios donde se encuentran los menores, sean digitales o físicos, por lo que los juegos que tienen habilitado la opción de chat, les da la ocasión perfecta para ganarse la confianza del menor y así iniciar el proceso de grooming, aprovechando el interés en común para ganarse su confianza.

El pedófilo no tiene, necesariamente, prisa en obtener contenido íntimo por parte del menor o de quedarse de ver en algún lugar del mundo físico, sino que puede construir amistades con cientos de menores, hasta que alguno finalmente pica.

Utilización de redes sociales, sin supervisión.

Los padres deben tener claro en todo momento qué redes sociales utilizan sus hijos, con qué fin las utilizan y con quiénes se están comunicando.

Bajo ningún escenario un menor de edad debería estar comunicándose con desconocidos en internet, en la investigación que se realizó para el reportaje #NoCaigás de 7 días, el 83% de las personas que entablaron comunicaciones con desconocidos aceptaron conocerse personalmente con el perfil ficticio, lo que deja claro el riesgo de dejar a un menor utilizando redes sociales sin supervisión.

Los adolescentes prefieren redes sociales que les permitan publicar actualizaciones de contenido efímero, para así dejar el menor rastro posible y en algunas ocasiones tienen hasta cuentas alternativas de redes sociales como Instagram para protegerse del control parental.

Publicación de datos personales de los menores por parte de los padres, dirigidas a un público amplio. )

Los padres tienen la obligación de cuidar los datos personales de sus hijos, sin embargo muchas veces son estos quienes publican sin el menor cuidado fotos a buena resolución de sus hijos para que cualquiera pueda verlos ( Sharenting)

El publicar imágenes, videos o audios de sus hijos hace que terceros puedan recopilar estos y utilizarlos con fines no tan beneficiosos para el menor en el corto o largo plazo. De la misma forma, expone al menor a que estas imágenes, audios o videos puedan utilizarse para:

Ciberbullying: con el material que suben los padres, otros menores podrían utilizarlo para acosar al menor.

Pornografía Infantil: puede ser utilizada bajo la modalidad de montaje, donde los pedófilos ponen la cara de un menor en un cuerpo desnudo para cumplir sus fantasías y con la modalidad de Deep Fake potenciado por la inteligencia artificial, se pueden crear hasta videos bastante reales a partir de una serie de fotografías, video o audio que en este caso el padre de familia facilita.

Secuestro/Violación o Abusos sexuales: por más perverso e increíble que nos parezca, existe un mundo de pederastas que utilizan las redes sociales para buscar material de su interés. Y una fotografía o video de un menor en la red social podría ayudarle a este tipo de persona para encontrar al menor que le gusta y a través de otra información saber hasta dónde estudia y otras rutinas que le facilitan la comisión del delito.

En el proyecto de ley  N.º 21187 se busca agravar la pena por pornografía infantil cuando aparezcan menores de 7 años.

Publicación de datos personales de los menores en las cuentas de redes sociales en los centros de estudio.

En algunas escuelas y colegios tienen como costumbre utilizar Facebook, Instagram, Twitter o Youtube como un medio de comunicación de las acciones que realizan los menores en la institución educativa, lo que los padres agradecen ya que a través de las redes sociales pueden estar pendientes de las actividades de sus hijos.

El problema con lo anterior, es que pocas veces los padres y los encargados de las instituciones analizan el riesgo de publicar los datos personales de los menores y en la mayoría de las ocasiones ni siquiera cuentan con el permiso de los padres de familia.

Se suelen subir fotografías tomadas con alta resolución y no solo le da a desconocidos un importante material para hacer montajes, sino que también facilita el trabajo de cualquier acosador.

Es importante destacar que la inteligencia artificial en combinación con el reconocimiento facial podría utilizarse para buscar imágenes de una persona específica en cualquier sitio de internet, de la misma forma como en la actualidad buscamos el nombre en un buscador. Por lo que la aparición de una cantidad importante de fotografías de un menor lo dejan expuesto.

Como punto adicional, las instituciones están utilizando plataformas tecnológicas con fines escolares, donde se suben datos personales de los menores y tampoco solicitan un consentimiento a los padres de familiar para tratar sus datos personales.

Consejos rápidos de cómo proteger a nuestros hijos en el ciberespacio.

Acuerdo de uso de dispositivos tecnológicos.

El padre de familia deberá sentarse con el menor para establecer las reglas de uso de su dispositivo inteligente y los mecanismos de protección de privacidad.

Deberá establecerse en qué intervalos o situaciones el padre se sentará con el menor a revisar contenido del dispositivo y así detectar cualquier amenaza que pueda realizarse.

Las comunicaciones solo pueden ser vistas por el padre bajo el interés superior del menor y con el fin de evitarle un daño mayor, por lo que deberá respetarse hasta donde se pueda su derecho a la intimidad.


Consejos sobre cómo ayudar a proteger la seguridad del menor

En redes sociales.

  1. Que se utilicen las herramientas de privacidad para la protección de sus datos.
  2. Que no se hagan publicaciones dirigidas a un grupo más amplio que el de los amigos (Personas que conocen y de confianza)
  3. Que las fotografías de perfil no tengan una buena resolución o que no correspondan al menor (Las fotografías de perfil son accesibles para todo el mundo)
  4. Que los amigos sean únicamente personas que los menores conocen.
  5. Que los menores no publiquen información que pueda ser comprometedora para ellos, ya sea de forma individual o en conjunto con otras publicaciones.

En el dispositivo móvil.

Utilizar herramientas de control parental, para calcular el tiempo que duran usando el dispositivo móvil, qué aplicaciones utilizan, poner limitaciones de tiempo y bloquear sitios de adultos.

iOS (iPhone/ iPad): Tiempo de uso.  


Android : Family Link . (Compatibilidad con la versión 7.0 (Nougat) o versiones posteriores)


Asesoría Legal

Si es víctima de un delito informático, puede solicitar una cita para ser asesorado sobre su caso: 

Correo electrónico:
[email protected]

(Whatsapp): 
+506 88130930

Toda consulta tiene un costo. 

Quién soy

Abogado especialista en  delitos informáticos ciberseguridad,  con más de una década de estudio del fenómeno de la ciberdelincuencia,  co-redactor de las recientes reformas al Código Penal costarricense sobre delitos informáticos ( Leyes № 9048 y № 9035)

Leer biografía completa.